Encuéntrame en Google+. Vinos en Buenos Aires

lunes, 12 de febrero de 2018

Son los precios, estúpido...

Estoy en Claromecó de vacaciones y a pesar de la poca internet que tengo, pude leer algunas notas sobre el negocio del Vino en Argentina: todas negativas, todas esperables.

Cayó mucho el consumo interno: es el récord de menor consumo histórico el litros por habitante. Obvio, si la gran mayoría tiene menos plata en el bolsillo -desde hace 2 años- y los precios de los Vinos suben -más que la media de las cosas- los resultados no pueden ser otros.


Las muy malas cosechas 2016 y 2017 fueron decisivas para levantar fuerte el piso de los costos, pero casi nadie hizo nada para no trasladar todo ese porcentaje a los precios finales y además, muchos -demasiados- se dedicaron a sacar nuevas etiquetas o líneas en franjas de precios prohibitivas -o casi- para la gran mayoría de la gente.
A eso, sumarle que muchos comerciantes -destacan distribuidores y vinotequeros- siguen ampliando sus márgenes de ganancias para compensar la baja de las ventas o simplemte para hacer buenos negocios mientras duren.
Encima, las exportaciones siguen retrocediendo lindo, a pesar de los diagnósticos y promesas 2015 a las economías regionales.



Lo que sigo sin entender es la pelotuda comparación con el consumo de Cerveza... ¿Qué tiene que ver???
Seguro que un pequeño segmento del Vino podés compararlo con los de la Cerveza -e igual es como comparar autos y motocicletas-, pero nunca su totalidad, ya que pasás a hablar estupideces.
Desde que sabés que el Vino tiene entre el doble y el triple de alcohol que la Cerveza, te das cuenta que son bebidas muy distintas y que obviamente se va a tomar más Cerveza. Y definitivamente, desde que pagás una Cerveza y la comparás con lo que pagás un Vino, remachás el concepto que son 2 cosas muy distintas.


El Vino y la Cerveza compiten lo mismo que el Agua y la Gaseosa o entre las cuatro bebidas cruzadas: son gustos y oportunidades, lo evalúa cada uno cuando tiene sed o quiere acompañar una comida. Son cuatro cosas muy distintas. Algunas acompañan mejor, alguna es la ideal para el maridaje, etc.. Pero el problema es cuando no puedo comprarla o cuando me cuesta demasiado.
Claramente, de estas 4 bebidas, la que más puede costar es el Vino y lejos.
La que sigue es la Cerveza.
Si hay que recortar presupuesto, el que más tiene para perder es el Vino. Si esta es a situación -ajuste-, hay que aumentar los Vinos como se lo venía haciendo? Las novedades van a ser Vinos costosos o muy costosos?
Las respuestas son obvias y los resultados también.


La Cerveza viene -y seguirá- creciendo fuerte por la revolución de la Elaboración Artesanal y por la suma de la oferta masiva en góndolas de importadas -esto gracias a las lindas políticas socioeconómicas del gobierno nacional-.

El Vino tiene crecimiento en pequeños nichos de consumo especializado y un retroceso afianzado y cada vez peor, en los rangos de consumo masivo.



Para cerrar quiero contárles una anécdota de hace unos años. En el marco de un concurso de Vinos, un enólogo muy prestigioso -una gran persona-, era el invitado top, y se le dijo de disertar como corolario a las premiaciones. Mencionó cosas muy interesantes y otras casi las un político populista. Habló de sus pensamientos a futuro, que eran las de poder hacer Vinos populares, que sean muy buenos y que cuesten muy poco -buenos, bonitos y baratos-. Acercar el Vino al pueblo. Al terminar, hubo un aplauso generalizado, pero yo no aplaudí.


Creí que nadie lo notó, pero si el organizador, que vino a preguntarme el por qué. Le dije que todo muy lindo, pero que el amigo estaba representando al gigantesco imperio que lo empleaba y que entonces tenía que esperar a ver el desarrollo de la idea para creerle y aplaudirle.
Bueno, pasaron los años, el gran enólogo -repito, una gran persona- tiene sus Vinos, pero quedó coja la tercer pata de su sueño: sus etiquetas no solo no son baratas, sino que están posicionadas en una franja prohibitiva para las mayorías.

miércoles, 31 de enero de 2018

Un par de días de disfrute

Por suerte pude tener algunas juntadas con amigos y familia para despedir el feo 2017 y darle la bienvenida a este 2018. Más allá de las cuestiones personales, puedo contar que me di algunos gustitos en cuanto a comidas (Trucha, Pulpo Español y Ensalada de Burrata entre otras cosas) y elegí abrir varias botellas que anduvieron todas bien o mejor.

Con la soberbia Trucha (sencilla: al horno, abierta mariposa. La piel siempre contra la asadera) disfrutamos de un Blanco curioso y muy recomendable: Livverá Malvasía 2016 $ 390
Vino Naranjo de Escala Humana Wines, del enólogo Germán Masera. Alc. 12,0%. De viñedos de 75 años de El Zampal (1050 msnm), Tupungato, Valle de Uco, Mendoza. Fermentó -con levaduras indígenas, 50% racimo entero- y maceró durante 2 meses en contacto con sus pieles -como un Tinto- en huevos de concreto. Se crió por 12 meses en barricas de roble neutras (4to. y 5to uso). 1200 Botellas.
Blanco intenso en todas sus fases, bien floral y frutal.
Seco, lindo para maridar y lindo solito! Es muy distinto a los Blancos habituales, aunque para mi no va a defraudar a andie.

Cliquear para agrandar (todas)



A la hora del Pulpo, preferimos Tintos y volvimos a 2 botellas abiertas la noche anterior para una Picada espectacular. Primero entró el Desquiciado Garnacha 2017 $ 235
Alc. 14,0%. De Desquiciado Wines del enólogo Gonzalo Tamagnini y Martín Sesto. Cortada con un 10% de Syrah y un 5% de Cabernet Franc. De Gualtallary (1250 msnm) Tupungato. 1ra cosecha temprana cofermentada con Syrah (a racimo entero). 2da cosecha algo más tardía cofermentada con Cabernet Franc. Crianza: 5 meses en pileta de concreto (sin madera). 6500 Botellas.
Un Tinto algo rudo que ni idea como puede evolucionar, pero me gustó mucho para tomar junto a un asado de novillito e imagino de otras carnes rojas o comida de olla.




MTB* Special Selection 2014 Petit Verdot 70% Malbec 30% $ 800 (magnum)
De Costaflores Organic Vineyard de Perdriel (1000 msnm), Luján de Cuyo, Mendoza. Tiene un pequeño paso por barricas. 150 Botellas numeradas. Enólogo: Patricio Santos.
Esta es una de 2 pequeñas series a contramano de su usual MTB*, que es Malbec con un 30% de Petit Verdot -y también hay un Cabernet Sauvignon que hasta acá no vinificaba-.
Qué decir de este Verdot amansado y redondeado con Malbec del bueno? Maravilloso! Contundente, brioso y único.
Nos gustó mucho este tintazo que mostraba su gran carácter sin perder la amabilidad mínima para estar en una mesa familiar.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Felicidades!!

Se acaba este 2017, para mi un mal año.


Por supuesto que tuvo cosas positivas, pero mi balance es negativo.
Fue malo como bloguero (vengo arrastrando una crisis desde el año pasado y no termino de salir).
Fue malo para nuestra producción y consumo de Vino.
Y no me quiero salir del tema principal del blog, porque sino la lista será larguísima y muy oscura.


Lo bueno (en el tema del Vino) es que pude disfrutar de muchos buenos Vinos, hoy mayoría casi 100%, porque hay siempre un porcentaje que depende del corcho y de muy malas condiciones de guarda o transporte.
La Relación Precio Calidad en general es otra de las perdedoras, gracias a los aumentos por mala cosecha, inflación o libertinaje.



Me quedaron por sacar varias notas sobre Vinos y Espumantes a recomendar, una sobre la presentación de La Guía de Vino Argentino 2018 de Aldo Graziani y Valeria Mortara,


otra sobre un Vinazo de Rogelio Rabino -el Kaiken Ultra Merlot-,


otra sobre mi visita a la Cervecería Artesanal Juguetes Perdidos y mi posterior degustación de lo comprado


y quizás lo más importante, los Premios Cuervo 2017...


Pero a no preocuparse, que esto sigue. Tengo un Enero tranquilo por delante y una 1ra quincena de Febrero de vacaciones en Claromecó, donde disfrutaré fuerte de su entorno agreste, su


mar -por días pileta inmensa de agua casi transparente- y las cervezas artesanales Marítima de Julián Orlandi.


Ah, también me toca presenciar -por fechas-, las 24 Horas de La Corvina Negra, invasión de varios miles -5000 cañas- que satura el poblado por un fin de semana -esta vez largo por los carnavales-.




Así es que, hasta la semana que viene,
Felicidades!!
Y Feliz 2018 !!

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Finca Las Marianas

Pasé buenos momentos conociendo nuevos Vinos de emprendedores que se suman a este mundo del Vino.
El lugar fue La Malbequería (Palermo), sitio que me encanta, donde cuidan que uno se sienta bien, que coma y beba rico.

Cliquear para agrandar (todas)

Las novedades vinieron de las propias manos de los dueños -Raymond Jannas y Mariana Rosa- y el asesor enológico -Juan Manuel González-.
El emprendimiento se llama Finca Las Marianas.

Raymond Jannas y Mariana Rosa


El matrimonio de geólogos -él chileno, ella argentina- ha recorrido el mundo gracias a su trabajo y asimismo le tomaron gusto a esta bebida milenaria. Y aunque saben valorar los Vinos de Napa, Italia o Francia, el Malbec los prendió y compraron 4 hectáreas en Alto Agrelo -Dragonback Estate-. Aunque no solo de Malbec (70%), pues también tienen Cabernet Sauvignon (12%), Cabernet Franc (8), Petit Verdot (6) y Bonarda (4).
Con el asesoramiento de Juan Manuel González -Viña 1924, Malbec de Ángeles- van por la 4ta añada elaborada y tienen 2 líneas de Vinos. Dos Gran Reserva -un Malbec y un Corte- y un Malbec más sencillo, que igualmente es mezcla de tanque y barricas.

Raymond, Mariana y Juan Manuel González
Foto de Nicolás Orsini



Vamos a los Vinos

Duet Malbec 2016 ($ 440)
Malbec pura fruta mayormente con algo de barricado (20% pasa 20 meses en barricas francesas nuevas). 1359 Botellas.
Intenso en todas sus fases.
Lindo color, ricos aromas y buen paladar.
Frutado, algo floral y algo especiado.
En boca muestra buena estructura y acidez.
Es equilibrado y agradable, de persistencia media.





Las Marianas Gran Reserva Malbec 2014 ($ 690)
70% Malbec barricado por 24 meses (roble francés nuevo), 18% Malbec pura fruta, 4% Cabernet Franc, 4% Petit Verdot y 4% Cabernet Sauvignon. 600 Botellas.
Imaginen que es el hermano mayor del Duet, con mucha estructura y más complejidades.
Complejidades de la buena madera y del Corte.
Un Vino importante, un Malbec con mayúsculas.





Las Marianas Gran Reserva Blend 2015 ($ 690)
Corte 50% Malbec, 45% Cabernet Franc y 5% Petit Verdot. Pasó 12 meses en barricas francesas nuevas. 900 Botellas.
El otro hermano mayor del Duet.
Acá al Malbec hay que encontrarlo (en cierto frutado y en el paso algo dulce) y sino disfrutar de un muy buen Corte, entre él y Cabernet Franc (casi, por el PV).
El Franc aporta herbáceos ricos, mentolados y frescura.
Otro Vino importante, un muy buen Corte.


 



Finales
Habrán notado lo llamativas de las etiquetas, algo poco vista en estas gamas. A mi me gustó mucho!
Está en los planes levantar bodega y sacar más Vinos, pero nos contaron que tienen algunas barricas con Petit Verdot y Cabernet Franc que dicen están fantásticos... Si los sacaran como pequeñas partidas serían otros golazos!

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Doña Paula, 20 Años y nuevos Vinos ricos

Doña Paula es parte del grupo chileno Santa Rita y este año está cumpliendo 20 en Argentina. Arrancaron comprando 2 campos en Ugarteche y Tupungato, pensando en la elaboración de Vinos para exportación los chilenos son expertos en eso). Y en estos 20 años crecieron en forma descomunal, a la par del boom del Vino argentino en el mundo (con el Malbec a la cabeza).
Hoy, Doña Paula cuenta con 703 hectáreas plantadas en 4 fincas, una bodega de 8,6 millones de litros de capacidad, una línea de producción de 2500 botellas por hora y una venta anual de 580 mil cajas de 9 litros, posicionándose dentro las 7 bodegas exportadoras más importantes de Argentina.


Sus Vinos son elaborados en un 100% de viñedos propios, manteniendo una calidad y estilo consistentes. Han desarrollado el 1er Espumante argentino elaborado 100% a partir de Sauvignon Blanc (Sauvage Blanc Brut Nature, ganador de un Premio Cuervo 2014), y lideran la investigación de la influencia del clima y el suelo en el Malbec a través del programa Terroir in Focus, con más de mil calicatas y 500 microvinificaciones.


Dicho esto, días atrás fui invitado a una presentación que mostraba cómo estudian el suelo y el clima, y probar varios Vinos, como para ver las diferencias por clima, por altitud o por zona y además, presentar un par de etiquetas nuevas, sacadas en estos días.


El enólogo Jefe Marcos Fernández y el agrónomo Jefe Martín Kaiser nos explicaron -lo más ameno posible-, las cuestiones técnicas de sus históricas investigaciones de los suelos y del clima en sus viñedos.

Clickear para agrandar (todas)



Un dato interesante que brindaron, es que el suelo solo determina un 20% la Calidad del Vino. El clima un 40% y lo que es material del viñedo, manejo y vinificación, el 40% restante. Con lo que, se puede decir que las condiciones naturales influyen en un 60% cuando uno elabora Vinos genuinos.



Y entrando en las novedades en botellas, empiezo con el
Doña Paula Rosé of Malbec 2017 ($ 210 )
Alc. 12.3% (bajo alcohol!) Acidez 6.68 g/l Azúcar 1.3 g/l pH: 3.4. De Ugarteche (1050 msnm), Luján de Cuyo, Mendoza.
Linda botella, por suerte con tapa a rosca. Lástima el título en inglés... El color es muy bueno, original y con muy buen brillo.
Aromas frutales y florales muy apropiados y de muy buena intensidad. En boca es franco, seco y de muy buena acidez.
Equilibrado, de estructura media y paso grácil. Sumamente tomable.

Al precio quizás haya que explicarlo: es un Rosado desde el inicio, no es sangría (extracción de jugo -el Rosado- en la vinificación de Tintos. buscando concentrarlos).





Y sigo con el
Doña Paula Estate Blue Edition Velvet Blend 2016 ($ 257)
Alc 13,7% (bajo alcohol!) Acidez: 5.4 g/l Azúcar: 2.0 g/l pH: 3,7 De Ugarteche. Corte 60% Malbec, 30% Pinot Noir y 10% Bonarda. Sin contacto con madera.

Lindo color, excelentes aromas y contundente en el paladar.
Muestra muy buena intensidad en todas sus fases, importante estructura y persistencia.
Bien frutado, con aromas a la uva en tiempo de cosecha, se muestra sumamente agradable.
En boca es franco, equilibrado, de muy buena acidez.
Relación Precio Calidad Excelente.
Pasa sin dudas a ser un Vino del Año!


martes, 14 de noviembre de 2017

PIMA, un PUMA en el PAMI

Hace unos días, nos juntamos Amigos por el Vino y disfrutamos de una linda noche.
No fue multitudinaria y sí de muy Alta Gama. Pintó una rica Focacchia Casera, una Pizza Rellena y Empanadas de Sánchez & Sánchez y unos Bombones Escoceses de Postre.

Los Vinos fueron: Celedonio Chardonnay 2014 ($ 460), Mendel Malbec 2012 ($ 420), Ernesto Catena Tikal Patriota 2002 ($ 532), Algodon PIMA 2011 ($ 1350) y Perdriel Centenario 2012 ($ 944).

El Chardonnay mostraba algo de ajerezamiento -que no todos percibieron- y eso lo penalizó.
El Mendel bien, aunque la RPC me hace ruido.
El Patriota sintió fuerte el paso del tiempo -15 años le fue demasiado-, pero estaba vivo y tomable (para mi no disfrutable, pero a algunos les gustó).
El PIMA sorprendentemente se mostró como un vinito: apagado, con muy poca intensidad en nariz y boca. Decepción (y para mi doble porque fue quien lo puso).
Y finalmente -y por suerte-, el Perdriel la rompió. Un Vinazo! Satisfacción sanadora...

Clickear para agrandar (todas)
Fotos de El Vino del Mes


No me quedé tranquilo con el pésimo desempeño del Algodon y le mandé correo a la bodega.
Lo loco fue la respuesta oficial -firmada por el Director of Quality Control Algodon Brand, Ignacio Goldin-, que concluyó (en buen criollo) que no se hace cargo.
Que quizás fue una mala estiba, temperatura de guarda, que capaz la higiene o el tipo de copa, que tal vez la temperatura de servicio o el tiempo de aireación...
Y más fuerte es el siguiente renglón: Y al mismo tiempo entendemos también que el vino simplemente no fue de su agrado o no cumplió con las exceptivas de Uds y desde la bodega aceptamos esta posibilidad, porque sabemos que es difícil hacer productos que le gusten a todos.

No hace falta decir que no me parece para nada la respuesta, ni que finalmente no me ofrezcan una lógica compensación.

Todos los Vinos tuvieron el mismo trato desde adquiridos hasta tomados porque todos somos lo suficiente conocedores. En nuestras catas, unificamos temperaturas con buen tiempo, todas las copas son limpiadas igual de bien y le damos el tiempo necesario para que abran a todos los Vinos...
En fin, por ese lado no.

Y ya conozco lo sufiente el verso de algunos, que si el Vino está bueno es por ellos y que si sale malo sos vos o tus circunstancias...

$ 1350 y al descorchar, un vinito


De mínima, yo hubiera invitado al dueño de la botella de PIMA 2011 nº128 -de 2100- a pasar un rato por la recepción del hotel de Recoleta y le invitaba una buena copa del mismo -otra botella, una buena- a ver que pasaba, a ver si decía que era así o que su jodida botella no le llegaba a los tobillos. Y ahí, en el 2do caso, le daba otra botella para que la disfrutara con quien quisiera.
La máxima hubiera sido un remise que me traiga dos estuches con sendos PIMA, para que quede claro que, de ninguna manera es un vinito y que la bodega apunta a la máxima Calidad y el máximo respeto a sus clientes.


Quizás haya una 2da nota porque el Director of Quality Control Algodon Brand, Ignacio Goldin, termina su texto diciendo que mi opinión y su respuesta fueron enviadas al enólogo.
No puedo dejar de mencionar que en el mismo renglón, antes, puso que es el 1er comentario de este tipo con el PIMA y recordar las varias veces que me pasó de degustar o catar un Vino en feria y al decirle -bajito-  que tiene un problema o un defecto notorio, te responden que raro, sos el 1ro que me lo dice -en vez de retirarlo, catarlo o re-catarlo y abrir otra botella.
Los problemas existen y no se esconden bajo la alfombra.
Los problemas son parte de la estadística, no se pueden desconocer.


Pero bueno, es lo que hay... Como dicen en estos tiempos.
Mi consejo: no gasten mucho en Algodon porque su letra chica es propio de un outlet.


Pd.: Dejo acá abajo mi correo a la bodega para que vean lo que les escribí.
Buenos días. El Miércoles pasado nos juntamos con amigos a tomar buenos Vinos y yo puse una botella de su PIMA 2011 pero sorprendentemente no estuvo a la altura de su estatus. No estaba feo ni con defecto por nosotros conocido, pero no expresaba lo que uno espera. Hubo Vinos de entre $ 420 y este que fue el más costoso, pero el PIMA quedo relegado al anteúltimo lugar, adelante de un gran Blanco que salió algo ajerezado. Es la botella 128 y le quedó un resto por si quisieran estudiarlo -aunque ya me parece que se debe haber puesto mal-. No sé si reconoceran este tipo de problemas y podré tomar un PIMA como debe ser, que nos deje la boca abierta por tan buen Vino. Gracias
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo ir arriba